En el marco del proyecto “Polo para el fortalecimiento y la articulación de la participación ciudadana en políticas de desarrollo local y la gobernanza incluyente en el sur-sureste de México”, implementado por Fondazione AVSI, Centro de Investigación, Información y Apoyo a la Cultura A.C. (Centro Lindavista), Servicio de Promoción Integral Comunitario Juvenil A.C. (Sepicj) y SiKanda, compartimos el diagnóstico sobre sociedad civil organizada en los estados de Guerrero, Puebla y Oaxaca “Actores de esperanza, artesanos de paz”.
El proyecto Polo contribuye a fortalecer la participación de los ciudadanos y de la sociedad civil organizada en la definición, monitoreo e implementación de políticas públicas para mejorar el desarrollo local y al fomento de un entorno propicio de vinculación constructiva entre las mismas OSC y entre las diferentes expresiones de ciudadanía organizada y las Autoridades Locales.
La presente publicación quiere ofrecer al público los resultados de una investigación que abona al conocimiento de las organizaciones y colectivos de la sociedad civil. Los socios del Proyecto Polo consideramos que la participación ciudadana, así como la acción estructurada y estratégica de las organizaciones y grupos de la sociedad civil, pueden jugar un papel fundamental como detonante clave de políticas de desarrollo adecuadas al contexto local. Sin embargo, uno de los factores de debilidad de la sociedad civil organizada es el escaso acceso a formación y capacitación continua.Por eso hemos planteado una estrategia interestatal, para avanzar en una propuesta de gobernanza donde la sociedad civil organizada logre establecer vínculos desde el proceso de conocimiento, análisis, debate, construcción, propuesta y puesta en marcha de políticas públicas que coadyuven al desarrollo de las comunidades. Las OSC– cuya abundancia y trayectoria forman parte de la riqueza del patrimonio local-, documentan la presencia en los tres estados de una sociedad civil sensible a las distintas problemáticas, y comprometida con la comunidad.
En contextos lacerados por graves contradicciones, las OSC y Colectivos debidamente capacitados pueden volverse promotores de canales prácticos de diálogo y colaboración con los distintos actores que intervienen en el desarrollo territorial. Consideramos que la solución a situaciones socialmente adversas solamente puede lograrse con la participación profesional y creativa de la misma ciudadanía, con una voluntad formada y capacitada, para incidir en las políticas públicas desde la experiencia en temas que le atañen y que, no siempre, son prioridad en las agendas de desarrollo estatales. Para organizar procesos deliberados de participación ciudadana, que favorezcan un mejor entorno en los tres estados, se vio necesario identificar y empezar a consensuar indicadores de medición y evaluación, para tener bases de conocimiento certero y compartido, e identificar mejoras en la gestión pública por lo menos en los niveles municipal y estatal.
Las cifras aquí presentadas demuestran que el trabajo no es solamente de la sociedad civil. Hay asuntos que trascienden a sus posibilidades, por ello es esencial fortalecer la relación con las autoridades locales.
Junto con la infraestructura del Estado y el conocimiento de la sociedad civil los propósitos del bien común son alcanzables. Durante el primer año del Proyecto Polo se trabajó en los tres estados para identificar, en las seis regiones objeto de la intervención, los actores principales de la región. Se realizó un mapeo de las comunidades clave, grupos focales con distintos actores de las comunidades y foros en las seis regiones, con los cuales se sentaron las bases de una primera red de trabajo. Fue un gran desafío entrevistar a más de mil ciudadanos para obtener esta fotografía profunda de nuestro ecosistema social.
El estudio participativo, que aquí se presenta, es el resultado de un año de trabajo y colaboración entre los socios del proyecto y la consultoría especializada de Empatitis y la solidaridad y apertura de OSC, Colectivos y ciudadanos y ciudadanas de Oaxaca, Guerrero y Puebla. Igualmente, el proyecto se implementa gracias a la cofinanciación de la Unión Europea.
nes futuras previstas en los siguientes años.